Cese de actividad: Cuanto cobra un autónomo por cese

En este artículo hablamos sobre el cese de actividad de los autónomos, incluyendo cuanto puede llegar a cobrar un autónomo por cese y durante cuanto.

Si bien los trabajadores por cuenta propia no tienen derecho a cobrar una prestación por desempleo cuando finalizan su actividad profesional, sí que pueden percibir una prestación contributiva en concepto de cese de actividad, aunque no conlleva la baja de autónomos en la Seguridad Social ni en la Agencia Tributaria.

Qué es el cese de actividad

El cese de actividad se define como la interrupción de la actividad profesional de un trabajador por cuenta propia; la prestación contributiva correspondiente a esta situación está amparada en el texto de la Ley 32/2010, de 5 de agosto, en virtud de la cual se dispone que los autónomos que cesen su actividad podrán acceder a este sistema de protección cumpliendo determinados requisitos.

A este respecto, en la Ley General de la Seguridad Social se definen los supuestos por los que un autónomo puede justificar el cese de su actividad, normalmente producida por haber dejado de percibir ingresos procedentes de sus actividades económicas.

Cotización y cese de actividad del autónomo

Al acogerse a la prestación por cese de actividad, el autónomo no deja de cotizar a la Seguridad Social, ni se da de baja en el RETA (Régimen Especial de los Trabajadores Autónomos); será la propia mutua colaboradora quien continúe cotizando por él durante el periodo de tiempo que dure el cese de actividad.

Quizás también te interesa leer sobre las ayudas a los autónomos

La prestación por cese de actividad

Cuánto cobra un autónomo por cese de actividad

La cuantía que se percibe asciende al 70% de la base reguladora por la que se cotice; dicha base reguladora se calcula realizando el promedio de las bases cotizadas durante los 12 meses previos a acreditar la situación legal de cese de actividad.

La normativa aplicable determina, no obstante, unos límites mínimos y máximos en el cálculo de la prestación:

  • El mínimo se amplía, como tope, al 107% del promedio de las bases reguladoras del último año si el autónomo tiene hijos a su cargo.
  • El máximo viene determinado por el IPREM (Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples): así, los autónomos con hijos a cargo cobrarían entre el 200% y el 225% del IPREM, y los que no tengan hijos a cargo, un máximo del 175% del IPREM.

Quizás también te interese leer sobre la cuota de autónomos

Durante cuánto tiempo se cobra la prestación por cese de actividad

La duración de la prestación vendrá dada por los periodos cotizados en los 48 meses previos a la situación legal del cese de actividad, teniendo que haber cotizado 12 meses como mínimo; los meses durante los que se puede cobrar la prestación vienen dados en la siguiente tabla:

  • 4 meses para una cotización de 12 a 17 meses.
  • 6 meses para una cotización de 18 a 23 meses.
  • 8 meses para una cotización de 24 a 29 meses.
  • 10 meses para una cotización de 30 a 35 meses.
  • 12 meses para una cotización de 36 a 42 meses.
  • 16 meses para una cotización de 43 a 47 meses.
  • 24 meses para una cotización de 48 meses en adelante.

Qué requisitos se deben reunir para cobrar la prestación

Lo primero que hay que tener claro es que no hay que darse de baja de autónomos para acceder a la prestación: el trabajador debe estar dado de alta tanto en Hacienda como en la Seguridad Social, y encontrarse al corriente de pago con ambas administraciones.

El siguiente punto por ponderar es la acreditación de la situación legal de cese de actividad: la mencionada Ley General de la Seguridad Social recoge una serie de supuestos bajo los cuales un autónomo puede declarar esta situación:

  • Motivos económicos, técnicos, productivos u organizativos.
  • Pérdida de la licencia administrativa (salvo que la pérdida haya sido fruto de un proceso penal).
  • Causas de fuerza mayor.
  • Violencia de género.
  • Separación o divorcio.

Adicionalmente, el trabajador no debe haber alcanzado la edad de jubilación, salvo que no haya acumulado aún el periodo de cotización mínimo.

Quizás también te interese leer sobre la baja de paternidad de los autónomos.

Cese de actividad de una empresa

Es otro caso típico que devenga el derecho a la mencionada prestación. Cuando una sociedad mercantil cesa su actividad, no quiere decir que se extinga: son dos casuísticas bien diferenciadas porque, mientras que la extinción implica el cierre total de la compañía, el cese solo conlleva el cierre temporal de la actividad empresarial.

La empresa mantiene su personalidad jurídica durante el cese, y tendrá que proseguir tanto con la contabilidad del negocio como con sus obligaciones fiscales, a pesar de no poder emitir facturas o prestar servicios propios de su actividad.

Despido por cese de actividad

Cuando el trabajador autónomo tiene a trabajadores contratados, el cese de actividad conlleva también la rescisión de los contratos laborales vinculados: el autónomo debe extinguir los contratos en el SEPE (o en la Inspección de Trabajo), solicitar la baja de sus empleados en el régimen de la Seguridad Social que corresponda, dar de baja la cuenta de cotización y comunicar el cierre del centro de trabajo.

Es importante recordar que darse de baja de autónomos para acogerse a la protección por cese de actividad implicará la denegación de la prestación: también será imprescindible acreditar la situación que motivó el cese según los parámetros legales. Las medidas extraordinarias adoptadas por la crisis de la COVID-19 han ampliado los supuestos por los cuales un autónomo puede declarar el cese de su actividad.

Ismael Morales

SEO & Growth. Estudió Business Management y está al día de las últimas técnicas de posicionamiento online. Ayuda a los autónomos a mejorar la gestión de su negocio implementando un programa de gestión.

Perfil de TwitterPerfil de Linkedin

Últimos artículos

Mejores programas SAT

Las empresas que ofrecen servicio de atención técnica necesitan una solución ágil y eficiente que acelere y mejore la calidad del servicio que ofrecen. Utilizar ... Leer

Los 4 Mejores Programas ERP para constructoras y gestión de obras

Con un ERP para construcción o reformas se puede gestionar este tipo de negocio de forma óptima consiguiendo una mayor rentabilidad y que la empresa sea mucho más productiva y competitiva.

Tipos de ERP: ¿Cuál encaja más en tu empresa?

En este post explicamos los diferentes tipos de ERP que existen en el mercado según distintas categorías. Es todo lo que necesitas saber antes de elegir un programa de gestión para tu negocio.

¿Qué es un ERP?: Definición, tipos, ventajas e inconvenientes

Un programa o software ERP es aquel programa o conjunto de ellos que se encargan de las operaciones internas más importantes de una empresa. Descubre más en el siguiente artículo.

This site is registered on wpml.org as a development site.