Fondo de maniobra

Dedicamos este artículo a uno de los dos indicadores financieros que miden la solvencia de las empresas. Explicamos qué es el fondo de maniobra, cómo calcularlo y cómo se debe interpretar.

Existen dos indicadores financieros que miden la solvencia de las empresas: uno es el Cash Flow (flujo de caja) y otro es el fondo de maniobra, estando este último más centrado en la incidencia que tienen en su liquidez los capitales a largo plazo. Vamos a aprender más sobre qué es el fondo de maniobra y su importancia, y cómo calcular e interpretar este importante ratio.

¿Qué es el fondo de maniobra?

El fondo de maniobra (en inglés, working capital) es un indicador financiero que representa los recursos a largo plazo que dispone la empresa y que son necesarios para sufragar sus actividades a corto plazo; sirve para evaluar la salud financiera del negocio ante circunstancias inminentes de pagos o desembolsos, y tiene una incidencia directa sobre la liquidez de la compañía.

En términos muy estrictos, se puede definir el fondo de maniobra como el ratio que mide qué cantidad de pasivo circulante y de patrimonio neto está financiando al activo circulante: sirve para tomar referencias sobre la evolución de la salud financiera de la empresa a corto plazo, ya que tiene en cuenta los próximos cobros y pagos.

Como dijimos en la introducción, no hay que confundir el flujo de caja con el fondo de maniobra: mientras que el Cash Flow se refiere únicamente a la cantidad de dinero líquido con el que cuenta la empresa en un periodo, el fondo de maniobra nos habla de su capacidad para afrontar pagos inminentes valiéndose del activo circulante en su totalidad, no solo de la parte ya convertida en dinero.

¿Cómo se calcula el fondo de maniobra?

La fórmula para calcular el fondo de maniobra consiste en restar el pasivo circulante al activo circulante, de tal modo que, en un momento concreto del tiempo, tendremos:

Fondo de maniobra = Activo circulante – Pasivo circulante

Para entender mejor este cálculo, refrescaremos algunos conceptos:

  • El activo circulante se compone de las existencias que la empresa espera vender, explotar o consumir en un plazo inferior a 12 meses: por ejemplo, el dinero que hay en las cuentas bancarias, las mercaderías o las inversiones financieras.
  • El pasivo circulante está formado por las deudas y obligaciones de pago que vencen en los próximos 12 meses, como pueden ser el pago de las nóminas, pagos a proveedores y demás obligaciones de pago a corto plazo.

¿Cómo se interpreta el fondo de maniobra?

Fondo de maniobra positivo

Cuando el activo circulante supera al valor del pasivo circulante, se dice que la empresa tiene un fondo de maniobra positivo: es un indicador de su buena salud financiera en términos de liquidez, de tal forma que será capaz de afrontar sus obligaciones de pago a corto plazo.

El importe resultante del cálculo, por lo tanto, indicará que la empresa dispondrá de cierto colchón de seguridad a la hora de hacer frente a aquellos pagos que sean inminentes, no comprometiendo su liquidez.

Fondo de maniobra negativo

Cuando el pasivo circulante es superior al activo circulante, la empresa se enfrentará a un problema de recursos para satisfacer sus obligaciones inminentes de pago, y estará en una situación de fondo de maniobra negativo, lo cual podría redundar en una circunstancia de suspensión de pagos a largo plazo.

Un fondo de maniobra negativo implicará que la empresa carecerá de margen a la hora de afrontar pagos a corto plazo, dependiendo casi por entero de financiación externa y no pudiendo tirar de recursos propios.

Fondo de maniobra nulo

La situación intermedia (fondo de maniobra igual o cercano a cero) indicaría que la empresa corre el riesgo de enfrentarse a problemas de solvencia, ya que apenas existirá diferencia entre los activos y pasivos circulantes.

Un fondo de maniobra nulo nos dice, en realidad, que la empresa está financiando su activo corriente solo con préstamos a largo plazo, o, como coloquialmente se suele decir, se tiene «lo comido por lo servido«, sometiéndose a un inminente riesgo de falta de liquidez.

¿Por qué es importante el fondo de maniobra?

La importancia de contar con un buen fondo de maniobra se traduce en lo imprescindible que resulta mantener el control contable de la empresa y gestionar sus finanzas eficientemente, para que el negocio siga pudiendo sostenerse a largo plazo.

Es más: el fondo de maniobra ha de tender siempre a ser positivo, puesto que cualquier otro escenario conllevaría que la empresa asumiese los riesgos intrínsecos de no tener recursos propios con los que sufragar sus actividades.

Si la empresa es capaz de mantener un fondo de maniobra positivo durante el tiempo, su solvencia no se verá comprometida ante situaciones no previstas, y podrá responder con su propia liquidez ante sus obligaciones de pago, lo cual reducirá su nivel de endeudamiento.

¿Es malo tener un fondo de maniobra excesivo?

Si bien hemos recalcado que el escenario ideal ha de ser el de un fondo de maniobra positivo, existen ciertas consecuencias nocivas en aquellas situaciones en las que este valor es sensiblemente grande.

Si el fondo de maniobra fuese excesivo, la empresa estaría asumiendo un elevado coste de oportunidad, ya que contaría con demasiados recursos propios sin explotar ni rentabilizar.

Además, el hecho de que el fondo de maniobra sea negativo no tiene por qué ser malo: por ejemplo, si una empresa cobra a sus clientes por adelantado, y paga a «x» días a sus proveedores, la liquidez se mantiene intacta.

El fondo de maniobra indica la capacidad que tiene la empresa para costear sus actividades a través de su activo circulante: es un ratio que, si bien no mide directamente su liquidez, tiene una gran incidencia en ella.

Elvira Carrasco

Marketing Digital. Máster en Big Data encargada de aplicar la estrategia de Marketing. Escribe sobre como pueden beneficiarse las pymes del marketing digital e implementar un programa de gestión en su día a día.

Perfil de Linkedin

Últimos artículos

Mejores programas SAT

Las empresas que ofrecen servicio de atención técnica necesitan una solución ágil y eficiente que acelere y mejore la calidad del servicio que ofrecen. Utilizar ... Leer

Los 4 Mejores Programas ERP para constructoras y gestión de obras

Con un ERP para construcción o reformas se puede gestionar este tipo de negocio de forma óptima consiguiendo una mayor rentabilidad y que la empresa sea mucho más productiva y competitiva.

Tipos de ERP: ¿Cuál encaja más en tu empresa?

En este post explicamos los diferentes tipos de ERP que existen en el mercado según distintas categorías. Es todo lo que necesitas saber antes de elegir un programa de gestión para tu negocio.

¿Qué es un ERP?: Definición, tipos, ventajas e inconvenientes

Un programa o software ERP es aquel programa o conjunto de ellos que se encargan de las operaciones internas más importantes de una empresa. Descubre más en el siguiente artículo.

This site is registered on wpml.org as a development site.