Mantenimiento Preventivo: Qué es, tipos y cómo hacerlo eficazmente

El mantenimiento preventivo se cataloga como una revisión de los aparatos para su buen funcionamiento, y evita los fallos del equipo previniendo las incidencias antes de que ocurran.

Realizar un mantenimiento preventivo ya sea a nuestros propios equipos o a los equipos de nuestros clientes se convierte en un paso fundamental para evitar que sufran averías más costosas de reparar y se pueda alagar la vida útil del mismo. En este artículo explicamos desde los diferentes tipos de mantenimientos preventivos hasta cómo realizar un plan de mantenimiento preventivo eficaz y automático. 

1.- ¿Qué es el Mantenimiento preventivo?

Se define como mantenimiento preventivo a la acción de revisar de manera sistemática y bajo ciertos criterios a los equipos o aparatos de cualquier tipo (mecánicos, eléctricos, informáticos, etc…) para evitar averías ocasionadas por uso, desgaste o paso del tiempo.

«A diferencia del mantenimiento correctivo, el mantenimiento preventivo realiza acciones de manera proactiva en pos de disminuir problemas venideros

El mantenimiento preventivo se adelanta a las averías antes de que ocurran o hace que sean menos graves, por lo que disminuye el gasto en reparaciones y el tiempo en el que los equipos dejan de estar operativos debido a las mismas. 

2.- Tipos de mantenimiento preventivo

Existen tres tipos de mantenimientos preventivos y el conjunto de todos ellos forma un plan de mantenimiento; el cuál es indispensable para realizar una labor de mantenimiento de calidad y profesional. Estos son los tres tipos principales de mantenimiento preventivo:

  • Mantenimiento programado: Se realizan por tiempo, kilómetros u horas de funcionamiento.
  • Mantenimiento predictivo: Es realizado al final del período estimado máximo de utilización.
  • Mantenimiento de oportunidad: Se aprovecha el período en el que no se está utilizando el equipo para realizar el mantenimiento y evitar cortes de producción.

Además, dependiendo del tipo de servicio y equipo al que realizar el mantenimiento también podemos contemplar:

  • Mantenimiento pasivo: Aplicando medidas de mantenimiento pasivo a nuestro plan de mantenimiento estamos aplicando una capa de seguridad para que el equipo siempre opere en las condiciones físicas excelentes y evitar factores externos cómo desgaste por condiciones meteorológicas (lluvia, nieve, humedad, calor) o por manipulaciones intencionadas/accidentales.
  • Mantenimiento activo: Dependiendo de la calidad y tipo de los componentes a realizar el mantenimiento preventivo, deberemos supervisar de manera más asidua el desgaste de los mismos debido al uso.

Cómo ya hemos comentado anteriormente, la suma de todos estos tipos de mantenimiento dan lugar al plan de mantenimiento, que es base para poder ofrecer un servicio de mantenimiento puntual, de calidad y rentable tanto para la empresa receptora como para la empresa que ofrece el servicio.

¿Necesitas gestionar la documentación, partes de trabajo, facturación, garantías y revisiones de tus activos instalados en tus clientes? Lleva tus empresa al siguiente nivel con el software SAT mejor valorado del mercado. 

3.- ¿Cómo hacer el mantenimiento preventivo?

Para realizar labores de mantenimiento preventivo de calidad, debemos partir de un plan de mantenimiento eficaz y apoyarnos de herramientas que nos faciliten el día a día en la gestión de los mismos. Estos son los pasos para realizar un mantenimiento preventivo:

  1. Planteamiento de objetivos: Partiendo de que el mantenimiento preventivo surge a raíz de la necesidad de minimizar las acciones correctivas (reparaciones de averías), aumentar la vida útil del equipo y aumentar la disponibilidad del equipo entre otros (también podemos añadir, por ejemplo ; reducir riesgos laborales, evitar pérdidas de materia prima por malos procesados…) Debemos cuantificar esta mejora para seguir con el resto del plan, por ejemplo: Reducir averías en un 70%.
  2. Presupuesto sobre la maquinaria, inventarios y horas de mano de obra: Debemos hacer un cálculo sobre la cantidad estimada de componentes, subcomponentes y mano de obra que necesitaremos para cubrir el mantenimiento de toda la maquinaria. Así podremos analizar en un futuro nuestra rentabilidad real y esperada.
  3. Revisión de mantenimientos previos: Tendremos que tener en cuenta la suma de todos los mantenimientos previos, cómo se hicieron, fechas, responsables y material utilizados. Si no existieron, partiremos de cero. 
  4. Consulta de manuales, documentación y requisitos legales: Deberemos seguir la documentación oficial para realizar el mantenimiento, así cómo tenerla siempre a mano antes y durante la acción de mantenimiento. Además, el personal debe cumplir con las normas de prevención de riesgos laborales.
  5. Elección de tipo de mantenimiento y encargado de realizarla: Esta es la tarea más importante, ya que deberemos tener en cuenta que tipo de mantenimiento es el necesario y quién lo hará. Variará según el tipo de maquinaria, pero la persona encargada casi siempre será la misma para realizar los mantenimientos recurrentes.
  6. Ejecución del plan y seguimiento: Una vez realizado el plan, deberemos tener una guía para seguirlo y poder tener bajo control todos los equipos, fechas y responsables de los mantenimientos.

Para realizar esto de la manera más profesional debemos contar con un proceso automatizado que nos permita tener bajo control la maquinaria a la que hacer mantenimiento, documentación oficial, fotos o firmas que acrediten nuestro trabajo y la posterior facturación de todo el proceso de la manera más eficiente.

Hacerlo de manera manual o en papel lleva a perder documentación importante, firmas o a no tener el control total sobre la rentabilidad de nuestros mantenimientos, es por eso que es necesario adoptar un programa adaptado para empresas en movilidad y que lo puedan utilizar desde cualquier lugar, incluso sin conexión.

La opción más utilizada por autónomos y pymes es STEL Order en su versión móvil que permite a las empresas crear presupuestos, partes de trabajo, facturarlos y tener el seguimiento sobre todas las tareas realizadas en muy pocos clics, además de poder crear tareas recurrentes para ayudar en los mantenimientos y tener a todos los técnicos sincronizados entre ellos y con la oficina.

Francisco Vidal

Soporte. MBA y especialista en la resolución de problemas diarios de miles de autónomos y pymes de servicios de asistencia técnica.

Perfil de Linkedin

Últimos artículos

Mejores programas SAT

Las empresas que ofrecen servicio de atención técnica necesitan una solución ágil y eficiente que acelere y mejore la calidad del servicio que ofrecen. Utilizar ... Leer

Los 4 Mejores Programas ERP para constructoras y gestión de obras

Con un ERP para construcción o reformas se puede gestionar este tipo de negocio de forma óptima consiguiendo una mayor rentabilidad y que la empresa sea mucho más productiva y competitiva.

Tipos de ERP: ¿Cuál encaja más en tu empresa?

En este post explicamos los diferentes tipos de ERP que existen en el mercado según distintas categorías. Es todo lo que necesitas saber antes de elegir un programa de gestión para tu negocio.

¿Qué es un ERP?: Definición, tipos, ventajas e inconvenientes

Un programa o software ERP es aquel programa o conjunto de ellos que se encargan de las operaciones internas más importantes de una empresa. Descubre más en el siguiente artículo.

This site is registered on wpml.org as a development site.