Mantenimiento Productivo Total (TPM)

El Mantenimiento Productivo Total es una estrategia en la colaboración de todos los empleados en el mantenimiento de los activos.

La idea del TPM (Mantenimiento Productivo Total) gira en torno a distribuir las responsabilidades de mantenimiento de los activos de la compañía, en lugar de delegarlas todas en el personal específico de servicio técnico. Vamos a ver en qué consiste el TPM, cómo se distribuye en la empresa y, sobre todo, cuáles son sus ventajas.

¿Qué es el TPM?

El significado de TPM (Total Productive Maintenance) en entornos industriales se refiere a una estrategia basada en que todos los empleados colaboren en las tareas de mantenimiento de los activos.

Esta estrategia pone de manifiesto la necesidad de que los trabajadores de la empresa puedan acometer por sus propios medios tareas cotidianas de mantenimiento, esto es, sin necesidad de requerir asistencia técnica especializada.

Por consiguiente, se dibuja un escenario en el que los empleados son capaces de asumir ciertas responsabilidades en cuanto al mantenimiento de los equipos y las instalaciones mediante tareas sencillas y seguras, lo que conduce a:

  • Evitar que la producción se detenga.
  • Eliminar defectos en la producción.
  • Reducir riesgos imprevistos de downtime.

¿Necesitas mejorar tu servicio de mantenimiento de maquinaria para clientes o en tu propia empresa? Utiliza el software para SAT mejor valorado de España.

Un ejemplo para entender el TPM

Para comprender realmente lo que significa esta estrategia de mantenimiento, basta con imaginar un edificio de oficinas de varias plantas: además de uno o varios ascensores, cada planta contará con su propio conjunto de luces.

Supongamos una situación en la que se va la luz de una planta. La lógica nos dice que ha de ser el propietario del edificio quien asuma la responsabilidad de la revisión y la reparación, y no las empresas que tienen allí sus oficinas.

En cambio, el TPM le da la vuelta a este argumento: en este ejemplo, el propio personal de las empresas establecidas en el edificio asumiría la responsabilidad de notificar la incidencia al propietario. Si éste no respondiera, podría incluso contactar con la empresa instaladora por su cuenta para que acudan a reparar la avería.

¿Quién es el responsable del TPM?

Como analizaremos a continuación, la responsabilidades en materia de TPM alcanzan a todos los miembros de la organización, desde el personal de Dirección hasta los propios trabajadores de la fábrica:

  • La gerencia de la empresa es el principal promotor de la cultura de TPM en la organización. Sin su ejemplo activo la estrategia no podrá dar sus frutos.
  • Los ingenieros industriales han de recabar y dar sentido a los datos en su software GMAO para elaborar la lista de tareas que puedan acometer los trabajadores.
  • Los técnicos de mantenimiento tienen que formar a los empleados de la empresa para darles las competencias básicas de mantenimiento preventivo.
  • Los propios empleados de la fábrica deben asumir su rol de supervisores activos e implicarse en las tareas que les hayan sido encomendadas.

Ventajas del TPM

Una producción que no se detiene

La detección temprana de averías es posible gracias a las labores rutinarias de supervisión que realizan los trabajadores. Por consiguiente, se puede solicitar asistencia técnica con una antelación mayor.

Estas labores de vigilancia funcionan como acciones de mantenimiento preventivo, de modo que las intervenciones correctivas son solicitadas muy pronto. Así se evita alargar las posibles situaciones de downtime (paradas de mantenimiento).

Un mantenimiento mejor planificado

También se reducen las probabilidades de situaciones imprevistas que solo puedan ser abordadas mediante acciones de mantenimiento correctivo. El mantenimiento no planificado pierde peso gracias a la vigilancia activa de todo el personal de la empresa.

Por lo tanto, constituye una forma muy eficaz de efectuar una transición de mantenimiento correctivo a preventivo, y puede ser el primer paso hacia un escenario de ahorro.

Un entorno más seguro y comprometido

Al asumir sencillas responsabilidades de mantenimiento que no entrañan riesgo alguno para su seguridad, los trabajadores se involucran en la seguridad global de la empresa, cuidando de los activos en un ejercicio de conciencia colectiva buscando el bien común.

El resultado será que la fábrica se convertirá en un lugar más seguro, donde se reducirán las probabilidades de que surjan averías inesperadas.

El mantenimiento TPM constituye una solución efectiva para la empresa, en tanto contribuye a reducir las probabilidades de averías imprevistas y sus conocidas consecuencias negativas. Asimismo, esta estrategia empodera a los propios trabajadores al hacerles partícipes de mantener en buen estado los equipos e instalaciones.

Francisco Vidal

Soporte. MBA y especialista en la resolución de problemas diarios de miles de autónomos y pymes de servicios de asistencia técnica.

Perfil de Linkedin

Últimos artículos

Mejores programas SAT

Las empresas que ofrecen servicio de atención técnica necesitan una solución ágil y eficiente que acelere y mejore la calidad del servicio que ofrecen. Utilizar ... Leer

Los 4 Mejores Programas ERP para constructoras y gestión de obras

Con un ERP para construcción o reformas se puede gestionar este tipo de negocio de forma óptima consiguiendo una mayor rentabilidad y que la empresa sea mucho más productiva y competitiva.

Tipos de ERP: ¿Cuál encaja más en tu empresa?

En este post explicamos los diferentes tipos de ERP que existen en el mercado según distintas categorías. Es todo lo que necesitas saber antes de elegir un programa de gestión para tu negocio.

¿Qué es un ERP?: Definición, tipos, ventajas e inconvenientes

Un programa o software ERP es aquel programa o conjunto de ellos que se encargan de las operaciones internas más importantes de una empresa. Descubre más en el siguiente artículo.

This site is registered on wpml.org as a development site.